''La Genética Psíquica ''

 

- Historia de un Ardid -

 

Contenido:

Con los avances de la genética biológica, se ha filtrado una ideología de la naturaleza genética de la mente.

Aclara el autor que la genética no tiene nada que ver con lo psíquico, y sin embargo se ha aprovechado su prestigioso avance, para filtrar la idea de que las características de la mente son producidas por genes.

Deja claro que lo psíquico no tiene nada que ver con lo biológico.
La personalidad es contagiosa, no hereditaria.El sujeto es un producto de su historia.  

Así lo plantea el psicoanálisis y el sentido común.

Se critica la difusión de una idea semejante a la pensada por el grupo de Hitler, que consideraba que la personalidad era dependiente de la raza. Ningún congreso mundial serio de salud mental sostendría esa idea. Hoy sin embargo, es instrumentada en los medios y en el uso cultural, en el que ha logrado un notable arraigo.  Todo el mundo dice que lo psíquico es genético, con un sentimiento de gran naturalidad.

La estrategia argumental consiste en plantear una serie de ejemplos clínicos (6 casos en total) que parecen dar inicialmente la razón a la hipótesis causal de genética biológica; con la consiguiente sorpresa de que se resuelven con técnicas de psicoanálisis, y asimismo se demuestra la refutación de la causa genética de la enfermedad. Demostrando que no somos seres genéticos sino  históricos.

Fragmentos de texto:

INTRODUCCIÓN.

Planteamos que no hay genética psíquica.  
Los avances que se han hecho en la genética actual, se remiten en su totalidad al campo físico.
Al calor del entusiasmo generado a nivel social y científico por estos avances, la idea que el psiquismo también podría ser determinado por los genes, no ha dejado de tentar a muchos espíritus.

La verdad es que la formación psíquica del ser humano no responde a determinación genética ni biológica.  El pensamiento humano tiene una relación de cabalgadura, de  condición  de posibilidad, en su relación con la naturaleza biológica, sin embargo, es de un nivel diferente de determinación.  

La formación psíquica tiene relación con el campo vivo del lenguaje y con la experiencia de la vida del sujeto.
Hitlers han existido en todas las épocas.  Lo que los genera, es un fenómeno inevitable que forma parte de la naturaleza del humanito, su tendencia a idealizar, que es  especialmente fuerte cuando se refiere a su propio sentimiento narcisista, vale decir a sí mismo.
Es tan nociva la tendencia a la depresión, a la falta de autoestima, a la falta de amor a sí mismo; como lo es la idealización de uno mismo, sintiéndose como el “number one”, el más.


El espíritu científico va en la dirección contraria a dejarse llevar por la pasión de un argumento, y se cuida especialmente de la humana tentación de generalizar, vale decir de considerar automáticamente como válido, un conocimiento producido en un campo de investigación, a otros campos de investigación.  Esta extrapolación automática está en abierta contradicción con la posibilidad de generar conocimiento científicamente válido.


Hitler tiene una particularidad por los enormes efectos de devastación producidos por él pero, como tipo de personalidad, no es original; es el “humanito” que se deja llevar encantado, por una exagerada valoración de sí mismo, que apuesta sin control a la inteligencia inmaculada de su visión; sin parar mientes en otras ideas, que le parecen claramente secundarias.
En el campo de la investigación de las enfermedades mentales resulta fácil, para evitarse el trabajo psíquico con los pacientes, categorizarlos como pacientes de gen defectuoso.  Todo es ahora de origen genético.
Esta idea está en el inconsciente de mucha gente, y ha cobrado un gran poder en la corriente de opinión de la cultura de las gentes no especializadas, de los ciudadanos de a pie, como una verdad evidente.  
Nada más equivocado, si no mal intencionado, en todo caso, muy mal dirigido, en la interpretación de la naturaleza del psiquismo.


Compra aqui tu E-book